Recientes

12 de junio de 2017

Reseña - La Garra de Horus (Talon of Horus review)


Muy buenas a todos, seguidores de Profanus40k y lectores de la red. Hoy traigo la primera reseña en semanas, y una muy especial, ya que trata de un tema que a mí me apasiona y me encanta de Warhammer en general y de 40k en particular. El Caos, las Legiones Traidoras y el Ojo del Terror. Que tiemblen los siervos del Falso Emperador, un relato de maldad... ha llegado.

Hablemos de... Iskandar Khayon


La novela se desarrolla desde el punto de vista de Khayon, antiguo miembro de los Mil Hijos que ha jurado lealtad a Abaddon. Este guerrero, resentido con su legión y, sobre todo, con Ahriman ya que fue el que condenó a muchos de sus hermanos a ser rubricados, vaga por el Ojo del Terror sobreviviendo como puede en una nave plagada de mutantes amansados, rubricados, su colega y mentor albino medio loco y una azote Eldar Oscuro que sobrevive solo gracias a los poderes de Iskandar Khayon.

Khayon además tiene a su loba Gyre (que en verdad es un demonio tutelar de esos que tenían en Prospero) y un hacha de nombre peculiar que arrebató de las manos de un héroe Lobo Espacial demasiado flipado como para sobrevivir a la destrucción total que los poderes de Khayon podían desatar. Es un bonito recuerdo de un sucio bárbaro de Fenris que siempre le recuerda el odio que siente por los ignorantes.

El personaje de Iskandar está muy bien desarrollado en la novela (de los mejores que he visto desarrollados de la Black Library además de Fabius Bilis). Quizás peca de ser demasiado humano para un Astartes, cosa que encaja a la perfección con la forma de ser de los guerreros de los Mil Hijos (cultos, sensibles y estudiosos); esto desemboca en algunas situaciones curiosas y otras hasta graciosas dentro de la novela, aunque dichas anécdotas las dejaré para quienes quieran hacerse con ella.

La trama

== Cuidado, se desvela el final de la trama ==

Todo comienza con Iskandar Khayon y acaba con Iskandar Khayon (pronunciado "iskándar kaillon"), apodado Khayon el Negro, antiguo guerrero de los Mil Hijos que ahora, en el 41º milenio, forma parte de la Legión Negra de Abaddon el Saqueador, actual señor de la guerra del Caos. En una historia trágica (porque la historia de los antagonistas siempre suele ser trágica), se nos relata una historia en primera persona desde el punto de vista de Iskandar.

El telón se abre para mostrarnos a Khayon entregándose a la Inquisición que, más allá de matarle y demás, le dejan ciego y encadenado mientras le interrogan constantemente para conocer los planes del enemigo de boca de uno de los lugartenientes de Abaddon. En esta novela, como así sentencia el narrador, se nos relata el nacimiento de la Legión Negra, la más poderosa y dinámica de las Legiones Traidoras de Marines Espaciales del Caos. Para ponernos en contexto, Iskandar comienza la historia hablando de como Lupercalios, el mundo base de los Hijos de Horus en el Ojo del Terror y santuario donde tienen en éstasis el cadáver de Horus Lupercal, es atacado por una coalición de Legiones al mando de la III Legión (los Hijos del Emperador) que roban el cadáver del Señor de la Guerra. Esto ha generado lo que en el trasfondo se conoce como Guerra entre las Legiones, donde se dividieron y fragmentaron luchando por el poder.


Todos contra todos, incluso partes de la Legión contra su propia Legión, están sumidos en esta guerra que, al haber perdido a sus líderes y una causa para unirse y luchar, los tiene asaltándose entre ellos. Al no haber participado casi en el asedio al palacio del Emperador, la III Legión dispone de más fuerza que las demás por separado en cuanto a naves se refiere, y con el saqueo y potencial clonación de Horus, pretenden alzarse como la Legión que gane la guerra de legiones. Esto no puede permitirse y resucitar a Horus es una aberración que pocos pueden tolerar entre el resto de Astartes Traidores.

Iskandar se reune con Falkus, miembro de los Hijos de Horus y sus aliados de los Devoradores de Mundos al mando de Lheor. Todos ellos van al mando de sus respectivas miniflotas o cruceros y se reunen en lo que ellos llaman como terreno "neutral". Entonces son atacados por una flota de la III Legión que persigue a los Hijos de Horus por todo el Ojo para masacrarles. Falkus pide ayuda a Iskandar para buscar a Abaddon, él es la clave, que luchar sin un guerrero que se parezca a Horus pero que no sea Horus es fastidiado. Este acepta pero... hay que huir. Falkus y sus guerreros vuelven a su nave y desaparecen en la disformidad de forma turbia; las naves de los Devoradores de Mundos son arrasadas y un puñado de ellos salvados por Iskandar, llevados a su nave a través de un portal.


En esto que logran huir pero un torpedo de abordaje de los Hijos del Emperador logra asaltar la nave de de Iskandar bajo las órdenes de Telemachon; sus guerreros son apresados y sacrificados y él es desposeído de emociones por los poderes de Iskandar, haciéndole su prisionero mental por así decirlo. A esto que tras esto se dirigen a un planeta "neutral" donde supuestamente habían planificado huir con Falkus y allí les encuentra a él y a sus hombres, medio poseídos en jaulas. Iskandar se lo lleva en una de las bodegas de su nave encerrados y vigilados por sus rubricados.

A esto que se van de aventuras por la disformidad a buscar el Espíritu Vengativo, la antigua nave de Horus, para hacer frente a sus adversarios que pretende clonar al antiguo Señor de la Guerra. Al final encuentran la nave donde además está Abaddon, que además de prometerles honor, gloria, muerte y hermandad, les enseña la Garra de Horus, que cuando la sacas de su campo de éstasis genera un pulso psíquico que hace que los Hijos de Horus sufran orgasmos pero los demás se acojonen. "Es la sangre de Sanguinius y la del Emperador" dicen medio flipando.

Tras unas charlas con Abaddon el plan queda trazado, una hermandad, no por rango o interés, sino por gusto, que acabará con el proyecto de clonación de los Hijos del Emperador. Telemachon se les une tras la breve charla de Abaddon con Iskandar para que libere su psique; juntos, preparan el plan de ataque.

Complejo y con un gran desgaste, deben atacar la ciudad Cántico, base de los Hijos del Emperador tras el desastre de Skalathrax. El ataque es súbito y brutal, de los que le gustan al Saqueador (que aún no es saqueador, no tiene tampoco a la espada demoníaca Drach'nyen). Convence a Iskandar para que estrelle su crucero contra la ciudad, como ya hicieran los Portadores de la Palabra en Calth. La detonación resultante desintegra la ciudad, los complejos y todo lo que allí se estaba haciendo pero la nave de Fabius Bilis, la Pulcro, intenta escapar, aunque el Espíritu Vengativo no se lo permite. Tras coserla a tiros y asaltarla en masa, los guerreros de la coalición liderada por Abaddon se lanzan en tropel matando y destruyéndolo todo a su paso hasta que dan con Fabius que, parece rendirse sin oposición física pero... logra despertar al clon de Horus.

Un Horus completo, a falta de su garra, se lanza en tropel a matar y descuartizar a todo lo que se pone al alcance: rubricados hechos añicos, marines muertos a soplidos... hasta que queda frente a Abaddon que con su propia garra rompe la maza de Horus y le atraviesa el pecho hasta la espalda con las cuchillas en una escena brutal, sangrienta, rabiosa y cargada de odio. Horus nota que se le escapa la vida y logra articular unas palabras "Hijo mío...". A lo que Abaddon responde "No soy hijo tuyo" y cierra el puño mientras dispara en el pecho de Horus hasta que cae medio descuartizado al suelo.

Señoras y señores, nace la Legión Negra (que por cierto si alguien quiere el codex completo de la Legión Negra en castellano lo puede descargar aquí).

La Legión auténtica del Caos, una Legión no nacida de ninguna otra sino de una coalición de todos los que se quisieron unir a ellos y que postró a sus pies incluso a los primarcas demoníacos. La destructora de mundos, la conquistadora de la galaxia, la némesis de Cadia.

Entonces...

La inquisidora acaba preguntándole a Iskandar que por qué les cuenta todo lo que quieren saber... a lo que responde que da lo mismo, puesto que no supondrá ninguna diferencia para su victoria sobre el Imperio.



Conclusión

Pocas novelas logran generarme las ganas suficientes como para querer que formen parte de mi haber habitual tras leerlas, en especial las de warhammer (uy más si tienen asqueroso spanglish como esta), ya que, pese a ser un universo que me gusta, a veces recaen demasiado en lo cliché o en repetirte la misma mantra una y otra vez. En esta ocasión hablamos de los antagonistas del cuento, de los "malos", unos malos que, como la novela se esfuerza mucho en transmitir, no se ven a sí mismos como tales, ya que siempre han actuado pensando en lo que consideraban provechoso para ellos, como todos.

Esta novela, además de dar mucha riqueza al trasfondo de los villanos hegemónicos del oscuro milenio, arroja luz sobre los personajes más tétricos de su universo y te los muestra como lo que son, guerreros que han perdido, han sido derrotados pero aun así no se rinden ante el olvido, la traición y la muerte, sino que salen reforzados de ella y con los ojos puestos en la victoria.

Si eres fan de los Siervos de los Dioses del Caos, es una novela muy recomendable. Aaron ya hizo un genial trabajo con El Señor de la Humanidad (The Master of Mankind) relatándonos las vivencias del Emperador y sus colegas durante la Herejía en el palacio de Terra y ahora lo hace con los antagonistas. Creo que podría decirse que, junto con Graham Mcneill es de los mejores autores de los que dispone ahora la Biblioteca Negra, y uno que da luz a muy buenas novelas.

PD: lo bueno del spanglish con esta es que no se han excedido, queda relegado solo al nombre de las legiones. Sigue habiendo disformidad, caos, primarca y demás en vez de warp, chaos, primarch... 

7 comentarios:

  1. Oye pues está interesante y es curioso cómo interactuan estos personajes (orkímedes)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, y eso que yo solo doy unos retazos. Pero la novela es muy interesante, te la puedo dejar en español o el audiolibro en inglés, if you wanna try... xD

      Eliminar
    2. En la tienda, es que Orkímedes vive a 2 metros de mi cuarto, por eso dejarle un libro no me cuesta mucho esfuerzo xD

      En el corte inglés casi a 20 euros está.

      Eliminar
  2. genial la reseña marauder, me ha encantado. Me parece una novela estupenda por lo que comentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te mole, la verdad que la he disfrutado mucho, incluso más que la de Fulgrim o Helsreach, dale un tiento, anónimo!

      Eliminar
  3. Jajajaja gran reseña y gran meme el inicial xD

    ResponderEliminar

Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...